En principio pensé que la adquisición de la tarjeta Ikea Visa facilitaría el acceso de forma cómoda de pago de los artículos comprados. Y me podría permitir de manera cómoda poder ampliar dicha adquisición por las prestaciones de dicha tarjeta.
En mi caso, soy cliente fidedigno de caixabank, hace muchísimo tiempo. Lo primero que me he encontrado en el primer pago ha sido la inclusión de un seguro de protección del que a mí jamás se me informó y que incrementa el importe de tu recibi en un 0,6% sobre el importe utilizado de tu tarjeta. Y que resulta imposible que te lo devuelvan. A mí me está resultando poco útil el uso de esta tarjeta y lejos de facilitar las compras me está generando mucha tensión su uso. Cuento los meses para terminar el aplazado de 10 meses y destruir esta tarjeta para siempre. Me he sentido engañada. Y me frustra saber que no van a atender nuestras peticiones . Mi mala experiencia en la adquisición de esta tarjeta determinará en un futuro la pérdida para Ikea de un cliente.

Responder